Relatos Eroticos



La primer aventura de mi esposa
Autor : lechoso
Como ustedes recordaran, mi esposa Elsa y yo llegamos a un acuerdo para salvar nuestro matrimonio. Por ser académicos podíamos asistir a congresos para actualizarnos y presentar nuestros trabajos de investigación, Elsa asistió a uno de ellos con sus compañeras de trabajo, Esther, Azucena y Claudia, Coco no consiguió apoyo financiero para asistir, por lo que andaba muy enojada y para tranquilizarla le di consuelo por 3 días.
Cuando Elsa llego del evento por la mañana, me pidió que la llevara a cenar para platicarme sus logros durante el congreso.
Fuimos a un restaurante muy discreto para poder platicar para que nadie escuchara y no nos  
interrumpieran a cada instante, de los logros académicos me los platicaba con mucha emoción; pero notaba que había algo más y que no se sentía con confianza para platicármelo, para darle confianza le recordé de nuestro acuerdo y que si había tenido un encuentro de sexo con alguien más me gustaría escucharlo y esto es lo que me platico:
“Llegamos como a la una de la tarde y nos dirigimos a la mesa de inscripción, ahí estaban 3 hombres, uno de ellos guapísimo que me miraba de manera muy insistente, no te voy a negar que me gusto que me mirara, cuando íbamos para nuestras habitaciones sentía su mirada sobre mis nalgas.
En la noche fuimos al coctel de bienvenida y estaba ahí con sus amigos, Esther noto la forma en que me miraba y me dijo.
-    ¿Ya viste Elsa, como te mira ese guapísimo hombre?
-    ¿Quien?, pregunte de manera desinteresada
-    Aquel que anda de saco beige, me insistió.
Le mostré indiferencia solo para seguir manteniendo mi imagen de mujer seria y decente, pero en la primera oportunidad fui al baño para acomodarme el escote de la blusa y dejar ver algo de mi busto, que no es grande pero no pasa desapercibido. Pase cerca de el, y me saludo con una sonrisa muy coqueta al tiempo que veía mis tetas; tome un cóctel y me dirigí a la terraza con la intención de que me siguiera; conseguí mi objetivo, se acerco a mi y se presento como Guido Loreto, venía de Milán Italia para impartir un curso, el conocía mi trabajo de investigación y le gustaría una colaboración más directa ya que su esposa trabajaba en el mismo campo que yo; esto me intereso mucho debido al valor que representa una colaboración internacional.
-    Perfecto, tendremos que calendarizar nuestras actividades para platicar.- Le dije
-    ¿Le parece después de su platica?- Me pregunto.
Lo que asentí afirmativamente.  
Al día siguiente coincidimos en el desayuno, para ser sincera me vestí provocativamente, me puse un vestido entallado, cuando lo vi, abrí de más el escote y el lo notó, se acercó a la mesa en la que yo estaba y pidió permiso de sentarse, siguió viendo mis tetas mientras platicaba de que consistía su trabajo, me agradó esa mirada lujuriosa y lo invité a la exposición de mi trabajo, era ese día en la noche, fue la última platica y me toco a las 8:00 p. m., el aceptó ir a ver la exposición de mi trabajo, se despidió y se fue a otra mesa con un grupo de amigos, de repente volteaba a verlo y me miraba, no hay duda que mis tetas y mi culo lo cautivaron. Toda la tarde estuve ansiosa por que llegara la noche y verlo nuevamente, a querer y no, pensaba en cómo sería coger con un italiano ya que tienen fama de ser muy desinhibidos y muy buenos amantes, de tanto pensar en eso me anduve bien mojada del burro  esperando la noche, llegó la hora de la plática y no lo ví, volteaba hacía la puerta y nunca llegó, terminó la platica, nada me animaba, ni siquiera las miradas lujuriosas de otros que fueron a ver mi exposición, o más bien fueron a verme a mi, ya que traía el vestido entallado pero yo quería ver a Guido y no llegó, terminé y se fueron todos, yo me quedé apagando la computadora, cuando oí.
-    ¡qué platica tan interesante!
Al voltear lo vi en la puerta recargado en el marco y mirándome fijamente, un poco decepcionada le dije que por qué no había llegado a tiempo y me dijo “no lo hubiera soportado, tenerte frente a mi y ver como te contoneas y yo sentado sin poder hacer nada es




demasiado, pero me puedes dar la platica en privado”, yo sabía lo que él quería pero a la vez no sabía que responder, para ese entonces el me ayudaba a recoger mis cosas, en una de esas rozó accidentalmente su mano con mis tetas, fue una sensación tan rica que si el me hubiera dicho te voy a coger aquí me hubiera dejado. Me acompañó hasta mi cuarto y en la puerta me despedi de él, me detuve ya que nuevamente note esa mirada picara y lujuriosa, no supe como paso solo recuerdo que él entró y cuando menos lo pensé, ya tenía sus manos acariciando mis tetas, y muy hábilmente me desabrochaba el vestido diciendo “este vestido es el culpable, no sabes cómo estuve pensando en ti toda la tarde, pensaba tenerte así como ahora”, yo ya estaba desnuda, su mano ahora me acariciaban mi húmedo y más que eso, mi mojado burro que palpitaba ansioso de verga, y con la otra me agarraba el culo, metiendo su dedo en mi chiquito mientras su boca chupaba, mordía y lamía mis tetas, le pedí que se desnudara, Guuauu!, tremenda verga la del italiano, gorda, grande, cabezona y llena de venas, sus huevos se veían que estaban cargados de leche, me dijo que tenía 4 días sin coger; me hinque para darle una mamada; disfrutaba tener su verga en mi boca, me la metía toda hasta provocarme el asco, lo masturbaba y no quise esperar más, me acosté boca arriba y  abrí las piernas para mostrarle mi peludo burro, inmediatamente me metió su tremendo pitote y me cogió y me cogió hasta que ya no podía aguantar, me cambio de posición me puso de a perrito y después de varias embestidas nos venimos los dos al mismo tiempo, en medio de mis gritos de placer que tuve que callar con la almohada y de mis contracciones vaginales (llamadas perrito), me avento todo un mar de leche con exclamaciones como “mueve tu culo puta”,  cuando estábamos relajados me pregunto:
-    ¿Te animas ir a Milán por 1 año?.- Me pregunto
-    A Milan, y para que?.- Le respondi con esta pregunta
-    Me interesa mucho tu trabajo lo podiamos aplicar en otras áreas del conocimiento y además me has gustado mucho, es muy raro encontrar a una mujer inteligente, bellisima y que ademas que mueva el culo y saque la leche como tu lo hiciste, en especial esas contracciones que tuviste mientras me venia.- Me respondío
-    Nunca las habías sentido?.- Le pregunte
-    Nunca, ni con mi esposa.- Me contesto
-    Suena interesante tu propuesta, pero con la condición de que pueda coger con quien me guste.- Exclame
-    Ademas de todo, eres puta, claro que lo puedes hacer, pero eres casada por lo que veo.
-    Mi esposo no tiene por que enterarse y claro que me animo ir a Milan contigo, yo conseguiré el dinero y estaré ahi a finales de agosto. –Le respondí.
-    Perfecto, yo te ayudare a conseguir departamento y los documentos que llegues a necesitar te los envió por e-mail.- me dijo
En eso estábamos cuando oímos ruido en la habitación contigua que era la de Esther; nos dirigimos al balcón para asomarnos por la ventana, primero me asome yo y vi a Esther desnuda empinada ya que se la estaban cogiendo, Guido se puso de tras de mi y su flacido pene me tocaba las nalgas, ambas cosas me excitaron mucho, lo tome de su caida verga y me lo lleve a la cama y empecé a mamarle otra vez su verga aún con nuestros líquidos, reacciono de inmediato poniendose dura completamente y lo monte como a un caballo en doma, le di 3 embestidas ya que recorde lo que Coco hacia en esa posición, me apoye con los pies en la cama y con mis manos en su velludo pecho, levantaba mi culo hasta que su verga estuviera fuera y en un movimiento circular acariciaba su glande con mis labios vaginales, le provoco un gran placer ya que me volvio a meter su verga con fuerza, esto lo repetí como 4 veces, cuando sentí que se iba a venir, me saque su verga y me puse a mamarsela hasta que se vino en mi cara, “vas a tener mucho exito en Italia, eres muy buena puta” me dijo, nos quedamos dormidos;  a la mañana siguiente oi la regadera, Guido estaba tomando un baño, fui hacia el, me hinque y le volví a mamar su tremenda verga poniendose dura, lista para el ataque, esta vez iba sentir por primera vez dolor y placer al mismo tiempo, Guido me pidio que me pusiera de




pie, me volteo y me empino de tal forma que tocaba el piso con mis manos, abrio mis piernas y mis nalgas y dirigio su garrote a mi ano, yo no soy aficionada la sexo anal, pero ante un hombre como Guido era capaz de hacer cualquier cosa, poco a poco fue entrando ese bello invasor desvirgando mi chiquito en medio de lagrimas de dolor y ganas de defecar, cuando Guido la metio toda, empezo a menearse suavemente, fue el momento cuando empeze a sentir placer movia mi culo al compas de sus movimientos hasta que derramo su leche en mi recto, cuando me puse de pie, su esperma salía por mi ano, sintiendo algo rico el como su leche recorria mis piernas.
Nos despedimos, lo vi dos veces mas pero ya no podimos coger, el tenia varios compromisos que cumplir, de hecho ya no lo volvi a ver, pero ya estaba comprometida para visitar Milan”.
Cuando mi vieja termino su relato, yo estaba bien caliente así que pagamos la cuenta y nos fuimos a la casa a que reviviera esos momentos con mi verga.
Cuando terminamos, la note un poco seria y le pregunte:
    Estas pensando en Guido y no te gusto la cogida que te di?.
    No, sabes que tu verga me vuelve loca, pero tu sabes como ha sido mi carrera y me gustaría ir a Milán- Me contesto
    Se que es una excelente oportunidad, así que cuenta con mi apoyo para que trabajes un año en Milan, solicita apoyo al gobierno para una beca, con el curriculum que tienes ten la seguridad de que te la daran, y lo del viaje, mañana solicito un prestamo a la universidad aunque será un año sin vernos. Le dije.
    Si es mucho tiempo, pero no te voy a olvidar, hemos avanzado mucho para que nuestro matrimonio siguiera vivo y respetare el pacto que hicimos (leer el relato “el inicio”) y te enviare los relatos de mis logros académicos así como de mis aventuras sexuales con los italianos y cuando sea posible te enviare videos de estas, ademas tu también estaras libre de coger con quien se te antoje, ya note como miras a una de nuestras vecinas cabron.- Me dijo

Al dia siguiente empece a tramitar lo del prestamo y ella lo de su beca.


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .