Relatos Eroticos



Me follaron con permiso de mi esposo
Autor : Lilita
Hola soy Lilita, tengo 34 años y les voy a contar como me cogieron durante uns vacaiones en Brasil, en el medio del bosque.
Primero me descibo, mido 1.65 mts, tengo tetas medianas, soy rubia y bastante linda de cara, tengo muy lindas piernas y lo mejor es mi culo bien redondo y parado.
Con mi marido tenemos buen sexo, lo que más le gusta a el es que le chupe la pija y los huevos y acabarme en la cara y en la boca. A mi lo que más me gusta es que me la de por el culo, acabo mucho más intensamente cuando me hacen el orto que con cualquier otra cosa. Solemos fantasear con que me cogen otros y yo le cuento. En realidad el no sabe que a veces me dejo coger con algún compañero de trabajo y que por lo menos una vez a la semana le chupo la pija a mi jefe que es bastante vejete y no me gusta, pero me encanta dominarlo con mi boca y mi lengua.
Bueno, volviendo a las vacaciones, notaba en la playa que un tipo de unos 45 años, medio mulato y con un terrible bulto me miraba. Yo por mi parte me mostraba bastante cuando notaba que me miraba, me metía bien dentro del culo la tanga y me acostaba boca abajo, hacía como que buscaba cosas para ponerme en 4 patas y cosas así.
Un día se acercó, yo estaba sola en la playa y me preguntó directamente si nos podíamos ver. Le dije que no sabía, ¿que le iba a decir a mi marido?, pero quede en que tal vez fuera a la playa sola al mediodía.
Fui a la casa, mi marido estaba preparando unos tragos, lo deje tomar bastante y después le dije: vení que te quiero chupar la pija. Me arrodillé, le bajé el short y se la empezé a chupar. Mientras le lamía los huevos (le encanta) le dije:¿te gustaría que me coja a un brasilero? Caliente como estaba, me dijo que le encantaría si después le contaba todo con todos los detalles. Entonces paré de chuparsela, por ahí si lo hacía acabar se le iba la calentura y se arrepentía. Le dije: en una hora mas o menos vuelvo.
Me fui a la playa, en tanga y una remerita corta, me encontré con el tipo y le dije: tengo una hora, donde vamos?. Me llevó a unos matorrales que estaban cerca de la playa. La verdad que yo esperaba algo más cómodo pero también me daba más morbo hacerlo entre los yuyos, al aire libre. Cuando llegamos me empezó a besar, mas bien a chuponear y lenguetar la boca, mientras me apretaba el culo y me metía la mano entre las piernas. Yo le empezé a apretar la pija por encima del short, parecía enorme y re-dura. Me dijo: desnudate y chupamela, mientras se sacaba el short. Ahí se la ví, era bastante larga pero sobre todo re-gorda llena de venas marcadas y con una cabeza gordísima, me encantaba. No me hice rogar, me saque todo, me arrodillé y empezé a lamerle los huevos , que eran grandes, despué le lamí toda la pija y finalmente se la empezé a chupar con ganas. Se la habré chupado unos 5 minutos y sin aviso, me empezó a acabar en la boca una cantidad enorme de leche que casi me ahoga. Tragué bastante, y otra parte la escupí. Era una leche muy espesa y salada. La verdad es que me encanta que me acaben en la boca. también me gusta en la cara. Lo que no me gusta tanto es tragarme la leche, pero a veces no hay más remedio y siempre algo se traga. después descansamos un rato hasta que se la chupé un poco de nuevo, me dí vuelta, me agaché y le pedía que me me la meta. Me la ensartó de una, estaba re-mojada, y me empezó a dar con todo. Me encantaba, era re-morboso estar así entre los matorrales y a la luz del día cogiendo con un desconocido. empezé a mover el culo como loca y a decirle toda clase de guarradas. dale cogeme más fuerte, que pija que tenés, ojalá me cogiera así el cornudo de mi marido, rompeme la concha, etc. El tipo me daba con todo, tambien me contestaba las guarradas y de pronto me metió un dedo por el culo, me empezé a mover más fuerte y a gritarle más. En eso la sacó y trató de metermela por el culo, yo quería, pero no teníamos lubricante, y pese a que me hacen el culo bastante seguido soy bastante estrechita de ahí. Le dije, espera, y se la chupe de nuevo baboseandosela bien, me di vuelta, me abrí bien las nalgas y le dije dale rompeme el culo. pero no entraba más que la punta y me dolía. Entonces le dije que pare y me siga dando por la concha. se sentó en la arena y yo me sente encima ensartandome la pija hasta el fondo y me lo cogí con todo. Le dije que cuando quiera acabar le quería chupar la leche de nuevo. Ahí nomás me puse en cuatro patas entre sus piernas, le lamí los huevos y le empeze a hacer una flor de paja con las 2 manos. Me acabó por toda la cara de nuevo una cantidad increíble de leche. Me la re-lamí, me refregué la pija por toda la cara y me chupé los dedos con leche. El tipo me miraba lo puerquita que soy. Le dije que ya me tenía que ir y que tal vez nos podíamos ver al día siguiente para seguirla. Me volvía a casa con toda la cara y el pelo enlechado y pegoteado. Cuando llegué le mostré a mi marido y le conte todo, se calentó tanto que solo quiso pajerase y llenarme la cara y la boca  de leche. Eso sí, a la noche agarró el frasco de vaselina y me la dió por el culo con todo mientras me decía que era una puta. Me hizo acabar 3 veces por el culo. Al día siguiente no fui a encontrarme con el tipo porque me dolía el culo y yo quería coger por el orto. Al otro día agarré el frasco de vaselina, a la siesta, mientras mi marido dormía y me encontré en el mismo lugar con el mulato. Le mostre el frasco de vaselina y le dije: hoy quiero que me hagas el culo, pero primero me lo chupás, si no no me lo hacés. Entonces nos acostamos en una lona que había llevado y nos hicimos un flor de 69, a veces yo arriba, a veces él y de costado. El me chupaba la concha y sobre todo el culo y yo le chupaba todo, la pija, los huevos y también el culo. Así acabé 2 veces y el me llenó la boca de leche, tan adentro que esta vez me la tuve que tragar toda. Descansamos un rato, nos empezamos a calentar de nuevo, se la chupé para dejarla bien parada y dura, agarré la vaselina, le puse un montón en la pija y después se la di a el diciendole: envaseliname bien el culo. Me llenó elculo de vaselina primero con un dedo despues con 2 y hasta con 3 dedos bien adentro. Me agaché y le dije dame con todo. Me ensartó el orto de un empujón hasta los huevos. Pegué un grito en ese momento pero enseguida me sentí en la gloria. El me bombeaba con todo y yo movía el culo como loca y no dejaba de pedirle: más fuerte, más fuerte. Le pedí que me metiera 3 dedos en la concha mientras me rompía el culo y ahí acabé como una perra. Le pedí que me llenara el culo de leche y entonces empezó a acabar. Me tiro como 7 chorros fuertes en el orto. La verdad nunca nadie me había llenado el culo con tanta leche. La sacó, toda enlechada y blanda y se la chupé de nuevo hasta que acabó otra vez, aunque bastante menos. Ya satisfecha y con el culo re-abierto me volví rapido a casa tratando que no se me salga toda la leche. Cuando llegué, mi marido todavía dormía. Lo desperté chupandole la pija y cuando estaba bien caliente le dije mirá, mirá lo que tengo en el culo: me puse en cuclillas en el piso de manera tal que me viera bien el agujero del culo abierto, hice fuerza y largué toda lal leche que tenía, salió un montón que dejo un charco en el piso. Con una sonrisa bien de puta le dije: ¿no querés probarla?. Me dijo que era una asquerosa y re-puta, me mando a lavarme el culo y en el baño me cojió el orto con todo y despué me llenó la cara de leche. No se si le había gustado tanto como me rompieron el culo y lo de la leche, pero igual se re-calento. A la noche,a modo de "castigo" después de cogerme me puso en la bañera y se orinó en mi cara y en el resto del cuerpo, que sabe que no me gusta.
No volvía a coger con ese tipo de la playa, pero la verdad que fue muy morboso y exitante. Cuando tiempo después selo conte a una amigano podía creer lo putita y puerquita que había sido.


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .